Cómo afectan las remesas a la economía global en 2018

Las remesas que se envían a través de las fronteras internacionales, suponen el movimiento de cientos de millones de euros cada año. Los analistas financieros de todo el mundo, reconocen que son una importantísima fuerza económica. De hecho, aseguran que las remesas tienen un gran impacto en la economía mundial, que se materializa de muchas maneras diferentes. Las entradas de remesas contribuyen al PIB nacional, el crecimiento de la economía, la calidad y estilo de vida y el cambio de muchos países. En algunos países, la magnitud de las remesas es suficientemente importante como para influenciar las políticas económicas y los acuerdos comerciales. Una parte importante de estas transferencias de dinero internacionales, es posible gracias a un grupo de proveedores, pequeños pero especializados, en vez de gracias a los grandes bancos, de modo que estas pequeñas empresas, además, generan oportunidades de empleo a mayores. Las siguientes secciones señalan las áreas de impacto más importantes de las remesas.

Empleo

En un informe de 2017 del Departamento de Asuntos Económicos y Sociales de Naciones Unidas (UNDESA), se estimaba que los migrantes internacionales ascendían a 258 millones. Migraciones que eran motivadas principalmente por factores económicos, algo probado por el hecho de que “tres cuartas partes de las migraciones se realizaban hacia países con rentas altas”. Además, el informe de UNDESA señalaba que “la proporción de migrantes internacionales entre la población (de los países de rentas altas) había subido a un 14 por ciento”. Por tanto, las remesas son la principal fuerza impulsora de la migración internacional. La migración, a su vez, implica otros impactos culturales y sociales más profundos a largo plazo.

Crecimiento económico

Se estima que el flujo de remesas hacia los países de rentas medias se ha incrementado en un 8,5 % en 2017, para alcanzar más de 410 mil millones de euros (UNDESA 2018), un nuevo récord. En algunos países, las remesas suponen un gran porcentaje del PIB. Un ejemplo paradigmático es el de una pequeña nación asiática llamada República Kirguisa que consiguió el 35 % de su PIB nacional a través de las remesas. Se ha informado de que en varias naciones pequeñas, las remesas superan de forma rutinaria las aportaciones del capital privado y las ayudas oficiales al desarrollo. En reconocimiento de estos hechos, varios países han formulado políticas completas para facilitar la emigración y las transferencias internacionales de dinero. México, Bangladesh y Filipinas son algunos de esos países.

Capital humano

Las remesas suponen la principal fuente de ingresos para millones de familias de todo el mundo. En muchas naciones en proceso de desarrollo, las oportunidades de conseguir un empleo todavía son limitadas y el crecimiento doméstico es bajo. En consecuencia, los salarios en muchos de estos países con rentas medias y bajas, son sensiblemente inferiores a los salarios de las naciones desarrolladas. Sin las remesas, una multitud de niños de los países en desarrollo se verían forzados a abandonar su escuela. Estos niños, estaría en riesgo de acabar siendo víctimas del trabajo infantil, explotados por empleadores sin escrúpulos a cambio de un salario bajísimo. Las remesas internacionales son una manera de asegurar que estos millones de personas puedan permitirse una calidad de vida básica, que incluya casa, un plan de salud, nutrición y educación básica. De esta forma, las remesas contribuyen a prevenir la explotación, alivian la pobreza y ayudan al desarrollo del capital humano. Al mismo tiempo, las consecuencias positivas para la economía del trabajo relacionado con la migración a esta escala tan masiva, también tiene algunos efectos colaterales.

Tendencias del mercado

Debido al incremento del valor de las remesas internacionales tanto en valor absoluto como per cápita, una gran parte de la población de muchos países con ingresos medios y bajos ha reconocido la emigración en busca de empleo como una forma viable de conseguir ganarse la vida. La educación y la adquisición de habilidades profesionales se están orientando mejor hacia la exportación de habilidades, tanto para la industria de los trabajadores, como para la de los directivos. Los empleadores pueden elegir entre una gran cantidad de trabajadores con buena formación. Como resultado, el mercado de trabajo internacional está moviéndose hacia un paradigma de valor más alto.

Impactos culturales y sociales 

De forma inevitable, los trabajadores que han estado en el extranjero traen consigo, ideas, prácticas y habilidades. Al haber vivido en naciones desarrolladas durante años, cuando regresan, los trabajadores quieren disfrutar de la misma calidad de vida. Muchas veces, tratan de conseguir, para sus familias en sus países originales, estándares similares de educación, atención sanitaria y seguridad. Al haber experimentado los avances tecnológicos y haber visto cómo se gestionan los negocios en los países desarrollados, los trabajadores que vuelven tienen una propensión mucho más alta a llevar a cabo algún tipo de emprendimiento que los trabajadores que no emigraron. Esta tendencia hacia el emprendimiento de los trabajadores que vuelven, tiene un impacto estudiado y documentado en varios países de África y en otros lugares.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *